Diario de confinamiento

4:55 p. m. 0 Comments

Hace una semana anunciaron al rebrote y nos hemos vuelto locos porque era la opción que siempre evitamos en nuestras conversaciones. He pensado, desde que empecé a sentirme parte de la ciudad, en lo divertido que sería tener una vida aquí, mientras me acomodaba sobre el año sabático que aún me protege. Volver a Lima dejó de ser una opción desde que cerraron los aeropuertos. Esta pandemia me dejó, físicamente, fuera de la vida de mis padres y de mi vida previa. Así que no tengo opciones. No hay más que procurarme viva y confinarme hasta que logren dominar el virus.
_______________________

Han pasado seis meses y lo único que hago bien es dormir. Duermo siempre, como si quisiera descansar la vida entera. Cuando despierto, independientemente de la hora, preparo un café y recaliento la pizza. Luego fumo un poco para ocupar la mente y llamo a mis padres. Están bien y han aprendido a comprarlo todo por internet. Me doy una ducha y reviso correos. Vuelvo a la cama. Despierto. Bebo café. Fumo. Trabajo. Ahora diseño escaparates virtuales de tiendas de ropa. Me parece increíble que la gente compre ropa aún. Yo tengo dos meses comprando batas de colores. No necesito más que una bata para cubrirme si tengo frío o si llega alguien a casa. He donado el 70% de mi ropa, pero aún me cuesta resolver lo de los zapatos. Mi vida en zapatos. Llegué a esta ciudad con doce pares y ahora tengo más de treinta. Que bueno que no necesito decidirlo hoy.
———————————

Ayer salí a comprar a una tienda nueva de alimentos orgánicos que no hace entrega a domicilio. Tengo miedo de salir de casa. El corazón me late muy fuerte y se me confunde la adrenalina y el peso de los diez kilos que subí este último año. El Parque de La Ciudadela parece una selva en miniatura. Me senté en una banqueta para mirarlo de lejos y un policía me recordó que no están permitidas las salidas recreativas. Entonces empecé a caminar por Wellington, crucé frente a la tienda y seguí caminando a Barceloneta. Y seguí caminando hacia el mar. Pisé la arena y me zambullí en el mar. El mar y yo. El mar conmigo. Me pusieron una multa. Empecé a cocinar nuevamente.
————————————

Mi casero me ofreció el departamento a buen precio. Ahora que es mío puedo tirar las paredes. Le envié los planos a mi hermana y planeamos las reformas. Parece que pasarán unos meses antes de tener todas las certificaciones de obra. Mi cuerpo no soporta las paredes y estoy viviendo únicamente en el salón. Compré una tina portable por ali express que llega en dos semanas. Necesito sumergirme y tapar mis oídos con el silencio del agua. Abrir los ojos y ver la luz desdibujada. Sentir la contracción de mi cuerpo sin respirar, envuelto en aquella densidad que me permite conocer mi torrente sanguíneo. Hace tantos años que no tengo un descanso tan placentero como aquel que experimento al salir del mar. Quisiera ser un pez.
—————————————

Terminaron las obras. Ahora tengo hasta un huerto en mi terraza trasera. Giro sobre el mismo sitio como cuando era niña y estoy tan feliz de poder ver todos los rincones de mi casa en una sola vuelta. No hay muros y mi cuerpo se ha vuelto mas plástico. Hay nuevas vidas en mi vida con el jardín de flores, brotes y hortalizas que ingresa al salón. Mi nueva ventana es una pirámide de vidrio que cubre la que antes fue una terraza abierta. Brilla, y brilla tan lindo, y brillamos juntos a pesar de entender que esta alegría es sólo un placebo. No puede existir felicidad sin libertad. Esta es ahora una hermosa cárcel.
——————————————

Soy un pez y vivo en una pecera. Cuando comentaba que mi ultima gran inversión fue una pecera, todos imaginaban dos pececitos nadando asustados. Pero durante este tiempo he desarrollado empatía por cualquier forma de vida. La pecera es para mi. Tiene tres metros de diámetro, dos y medio de alto y quedó perfectamente instalada en el centro de la casa. Su transparencia suple mi necesidad de nadar. Han pasado cinco años desde que empezó el confinamiento y tres desde que quebré la ley de la ¨nueva vida” al sumergirme en el mar.
——————————————-

Mi huerto de raíces va tan bien que mis vecinos me alientan desde sus ventanas. Estoy produciendo tan parejo que hemos instalado un sistema de poleas que nos permiten hacer intercambio de productos y tres vecinos de mi edificio vienen a casa durante la semana a hacer experimentos con los brotes del jardín invernadero. Siento que mi celda está entretenida y los presos de los otros pabellones encuentran diversión aquí. Hemos planeado una fiesta sin tapabocas para demostrar que somos unos verdaderos criminales.
———————————————

Necesito un cuerpo junto al mío. Desde que el vecino del 304 me abrazó al despedirse mi cuerpo no se satisface conmigo misma. Él me llama Diana. Y cuando me llama por mi nombre me hace recordar que soy una mujer de cuarenta y dos años con un satisfayer pro2 y sexteo ocasional. Me imagino pidiéndole un abrazo de 5 minutos la próxima vez que quiera jugar con los brotes de mi jardín.
——————————————-

Tengo un compañero y envidio su libertad. Vive aquí pero no lo asume. Sale temprano a volar sobre la ciudad y luego viene cargado de historias a alegrarme el día. No sé se donde salió, seguramente se escapó del zoo. Seguramente, me mira y lamenta mi cautiverio. Pero se posa sobre la superficie del agua de mi pecera y me canta gorgoritos mientras estoy sumergida.
——————————————-

Decidimos arriesgarnos un poco y salir de la finca para caminar hacia lugares donde tenemos prohibido habitar. La acción tenia un propósito que nos dotaba de valor: un gabinete de materialidad para Bruno, el nuevo hijo de 2 años de Alex y Max, los chicos del 507. Teníamos tantas cosas que contarle sobre la vida antes de la pandemia que necesitábamos obsequiarle la textura y el olor de nuestros recuerdos.
———————————————

Tengo mucho cabello blanco y ha crecido tanto que llega a mis caderas. Esto no es más que una demostración de supervivencia en estos diez años de aislamiento en el que le resté importancia. Sin las cremas para rizos y los aceites naturales, decidió florecer blanco, gris y plata. Al inicio, era fácil recogerlo con una cinta, pero luego su volumen aumentó tanto que una trenza era la mejor forma de sostenerlo. Empecé a soltarlo en la pecera para disfrutarlo. Allí aprendió a moverse con independencia a mi voluntad. Cada día se hace más fácil trenzarlo. Mis dedos se moven como palitos de tejer y las trenzas iban logrando formas inusuales, como si de enmarcar mi cara se tratará. Siempre un marco nuevo para un día nuevo de exhibición.
———————————————

Hay algo en el psicoanálisis que te ayuda a seguir. Tu cabeza no para de pensar pero el racionalizarlo todo no le da chance a la emotividad. El confinamiento se acabó y he volado a ver a mis padres. He vuelto a llorar.


34

10:54 a. m. 0 Comments

En ocasiones creo que mis certezas pueden cambiar, y me permito pasar por situaciones en las que no confío por completo, pero en las que encuentro complacencia. Mi nombre es Diana, tengo 34 años, peso 70 kilos y esta situación acabó hoy, cuando pudo acabar ya hace un par de años. Soy Naná y he descubierto que soy la misma mujer desde que tengo 24. He cambiado muchas veces mi cabello, mi peso, mi estilo, pero no lo que soy, en esencia. He descubierto que, a los 34, ya no tengo paciencia para muchas cosas, no por arrogante, sino porque llegué a un punto en mi vida donde no me apetece perder tiempo con aquello que me hiere. Perdí la voluntad de agradar a quién no agrado, de amar a quién no me ama y de sonreír para quién no quiere sonreírme. Es momento de celebrar mi nueva década. 



Majadero

12:28 a. m. 0 Comments

Yo soy un hombre. No necesito un hombre. Mucho menos un hombre majadero.

DESCONOCIDO

1:30 p. m. 0 Comments

Yo sólo jugaba cuando apareciste. Tú sigues jugando entre los cielos celestes de la serranía y yo voy afinando mi sentimiento posmoderno de vista al mar, raramente celeste. Contaminación Caribe. Te recuerdo siempre por las tardes. Siempre con ansiedad, con ternura, con miedo. No te conozco, ya no recuerdo como te ves frente a mi. No recuerdo tu altura, tu color, tu mirar. Sólo me queda la agradable sensación de haberte mirado y esa ansiedad por quererte mirar siempre. Que peligrosa la posmodernidad.

SINDROME

3:33 p. m. 0 Comments

Alguien totalmente diferente / compatibles en nuestra naturaleza. Piensas rápido, aun más que yo y entiendes de que se trata este simple acto de placer que me das al hablar.

Y SI ERES

12:51 p. m. 0 Comments

Que necesito a alguien que comparta mi corazon
Que me adore y yo adore
Que me entienda y yo entienda
Que no deje de ser libre por mi, ni yo por el
Que compartamos todo y que culiemos bien
Juntos
Y por separado
Y que eso, que es placer, que ambos podemos compartir con otro no afecte nuestro real corazon
Ni nos haga indignos uno frente al otro

CUANDO TOCAS A MI BANDEJA DE ENTRADA

12:19 a. m. 0 Comments

Cuando llegas nuevamente solicitando mi atención, con un espíritu amable para llenarme de novedades e ideas, entiendo que me envías guiños y flores, que me extrañas, que me necesitas y necesitas de mi amor en respuestas cortas pero exactas. Amas contrariado, contrapicado, controvertido, Contreras a lo que quieres admitir. Cuando luchas por salir del caos sólo para hablarme y reconstruir nuestro raro estado de precaria intimidad, siento que estiras las brazos a la distancia para engancharte con mis brazos. Deberíamos dejar que nuestros brazos se estiren por toda la avenida Venezuela y que se encuentren en Metro de Faucett. Que se unan a la mitad de la ruta que todavía nos une. Que se entienda que no he dejado de amarte, que no has dejado de amarme. Que ahora somos un par de prematuros viejos viviendo más de la amistad que del coito.

HOY

2:11 p. m. 0 Comments

Perdona mis labios.
Encuentran placer en los lugares más extraños...


ROMAÑA

8:18 p. m. 0 Comments

Ahora que voy llegando a los 30 empiezo a entender tardíamente las cualidades de tu amor. Y, aunque me equivoque y equivocaste, aunque te lastimé y me lastimaste, cierto es que fue un gran amor el que nos dejó compartir tantos años juntos. Solo recién entiendo las cualidades de tu amor y si bien, sé con claridad que no hubiera podido compartir mi vida contigo, debo declarar que eres la única persona a la que amé. Y es que nunca, ni antes ni después de ti, intenté domar mis instintos como contigo, sacrificando mi hedonismo por tu estabilidad y en cumplimiento de tus expectativas. Y bien, ahora es difícil explicar esta sensación de necesidad de ti a pesar de saber que has vuelto a ser el pelmazo orgulloso que dejaste de ser a mi lado. En fin, brotan ahora muchas frustraciones y deseos truncos al leerte y hacer historia de lo nuestro. No existes más para mi pero sigues viviendo donde ya no deberías. Tengo que lograr que te mueras en mi

TE PIENSO

7:32 p. m. 0 Comments

Te pienso y siendo que mis pechos se hinchan, como si se entregaran a tus labios. Mojo mis labios. Me mojo mientras marco con mis dedos la ruta de tu lengua sobre mi. Me abro como la última vez que me tuviste en tu cama. Te recibo con total placer. Eres mi visitante perfecto: entras a casa, haces de mi interior el tuyo. Procuras cada movimiento y te marchas sin abandonarme. Sigo pensándote y mis dedos húmedos lubrican mis pezones duros, oscuros. Y recorro el ritmo de tus lunares, trazando líneas imaginarias sobre tus hombros, sobre tu espalda: constelaciones enteras motivan tus movimientos en mi. Empujas. Tiras. Presionas. Pienso en ti y sigo meneándome sobre mi cama. Llegas. Llego. Te huelo. La huelo en ti.

REAL Y SALVAJE

9:11 p. m. 0 Comments

He soñado con un ser mitológico que salpicada semen sobre mi. Su cola aguijón se movía incansablemente, manchando mi ropa negra con sus fluidos de indescriptible color, de fuerte sabor. Complacida por el ataque de la Bestia me deje caer suavemente sobre el piso de cemento que se elevaba al cielo dibujado de celeste. Sus garras rozaron mis brazos y despojaron mi mano derecha del guante blanco que la protegía para luego lamer cada uno de mis dedos. Así la Bestia partió, extendiendo sus doradas alas. Lo sentí aún turbado por el rápido encuentro. Llevaba mi guante incrustado en las deformes uñas. Partió con él mi deseo de volver a soñarlo.

Segunda Primera vez...

3:44 p. m. 0 Comments

Hoy, recién hoy he extrañado, a pesar de desconocer lo que extraño. Hoy te he recordado todo el día; pero no tengo certeza de todo lo que paso. Parece que estoy recreando y haciendo infinitos momentos mínimos. No debí fumarla toda, debí concentrarme en ti y no estar tan pérdida. Habrán sido los vecinos con su juerga, las risas exageradas o mis malas bromas lo que no nos dejó acoplarnos armónicamente. Habrá sido la hierva y el alcohol. No sé, delicioso. Ser hermoso. Te propongo una segunda primera vez.

PEQUEÑO PRINCESO

11:30 p. m. 0 Comments

No existe un tiempo preciso para la ejecución de nuestros deseos. No. Ella ha corrido mucho por satisfacer caprichos infames: entra y sale gente de su vida y de su cuerpo que ha preferido, sin proponérselo, la memoria selectiva. Y no por insatisfacción o vergüenza; es sólo la purga que su mente exige. No hay fechas ni horas, detalles, chistes recortados, poses preestudiadas. No hay recuerdos del coqueteo previo o conversaciones posteriores. Solo la música e imágenes recurrentes guían sus actos. Otra piel, Ojos Rojos, un millón de años luz; el roce de reconocimiento, las conversaciones en la cama, la felación, el cunniliingus. Nunca existió un pero, pero tocó perdonarle la vida a un dios desarraigado de los placeres terrenos solo por su hermosa desnudez. Pequeño princeso, ella tenía tanta hambre y tu pusiste las sábanas de mantel

NO HAY DIAGNOSTICOS

11:22 p. m. 0 Comments

Ha pasado ya a la historia las historias de las abundantes barbas y los bigotes tentadores y se, y solo se, que el tiempo no cura nada

Razones para dejar de insistir en dejar lo dejado. 

11:21 p. m. 0 Comments


Desde que te conocí y amé, no he logrado ordenar el carnaval que formas en mi cabeza. He intentado abandonarte unas 4 ocasiones y solo he logrado separarme de tu cuerpo. Todo ha sido un error de origen: desde nuestro primer beso, tu ebrio y yo coqueada, hasta el acostarnos en la estrecha cama que debidó resistir por dos años a un par de extra large.  Creí que estar a tu lado en los malos momentos le daría mayor intensidad al disfrute de los buenos, pero una vez, las contradicciones empujan, ahogan... 

Luego de la indiferencia, de las peleas por el tiempo, por las obligaciones, por la oposición de mis padres. Por los sábados no compartidos, por las películas no vistas y los chiquitraumas de tus desamores. Luego de los escándalos en la calle y de no hablar, no logro empujarte, no logro empujarme al destierro sentimental. Luego de las ofensas y las infecciones, de las sonrisas fingidas, del infierno de la embriaguez, aún estoy limpia para seguirte amando. 

No he encontrado razones para dejar de insistir en dejar lo dejado. No hay buenas razones para amarte como te amo, sólo sé de mi vehemencia al hacerlo y eso si tiene una explicación: es el Contreras que has instalado en mi, es el Contreras que abandonaste en mi cabeza

la arrogancia

9:42 p. m. 0 Comments

la arrogancia es...es ser todo lo que fuiste hoy. 

La vida

12:24 p. m. 0 Comments

La vida que me viola tuvo demasiadas noches, más de las que imaginé. Es la soledad pese a la compañía, es la soledad a pesar de tener ese cuerpo que amo junto al mío y no lograr entender nada de lo que le sucede. Es acompañar un funeral silente, atenta a la innecesidad del difunto. Nunca te dije cuanto te amo. He preferido siempre contenerlo en la boca hasta sentir su amargo exilio sobre tus hombros tras el abrazo. Y es que tu vives del pasado, de (in)feliz recuerdo, para olvidar el día a día que nunca te satisface. Estas viviendo tu entierro a diario...y yo no sé si pueda seguir velándote.

Minucias

9:40 p. m. 0 Comments

bah! desbaratar situaciones enanas, conflictuarte enormemente. Yo no me equivoque contigo. Si lo besas, si te acuestas, si le damos mas vueltas a lo que flota. Todo sucede y acaba. Sucede siempre y en serio, sucede la vida. Y la vida termina. Termina lo bueno, el sexo, las conversas, los tragos. Lo unico palpable y bueno. Minucias.

la Dra. patrocla y la mala maña de sus consejos

10:12 p. m. 0 Comments

Muchas veces siento que mi influencia en las mujeres es alta gracias a las cachetadas verbales que les prodigo casi a diario en cada una de las consultas. También he comprobado mi relativo exito entre los hermosos ejemplares del sexo masculino que vienen a conversar y recibir, siempre y por sobre todas las cosas, sus dosis de desahuevina compuesta. Ellos ven en la doctora y en su personalidad al personaje indomable, decidido y deseable. Pero ¿que pasa cuando pones el ojo, lanzas la bala confiada en la plenitud de sus conocimientos vitales y, derrepente, el pendereje recibe el impacto libre de la maldita polvora que lo hara adicto a ti? Primero imaginas que has perdido toda frescura, toda novedad. Ya tu discurso no es novedoso, ya tus formas no incitan morbo o curiosidad. Te quieren cerca para ser esa amiga que habla como amigo, la que soporta las porquerias que pasan por su cabeza y da opiniones de otros culos femeninos. Entonces eres una compañera ideal, con la que armas patota, con la que bromeas. Un buen ejercicio de reflexion es analizar tus formas y actos frente a programas televisivos de mediodia: esas mujeres de pelo largo, tetas redondas y cortos pantalones son realmente los ideales a lo que debes aspirar para conquistar a alguien?... lo peor es que luego de reflexiones como estas se te ocurre la idea de fingir: que tus palabras, tus miradas y sonrisas sean timidos, como de niña culpable. Puede que eso funcione, pero fingir con un homo vale realmente el esfuerzo? y cuando ya no puedas mas con la pose, que salga tu cara de siempre, tu risa de siempre, tus modos de siempre, que retorica usar?. Aveces no puedes bromear con esas situaciones, simplemente supera. Supera pues mamita, si no le gustas, mejor no insistas.

VUELVE LA DRA. PATROCLA POR UN CASO DE SPB

2:19 p. m. 0 Comments

Es bastante inusual toparse con este tipo patológico, y hacerlo puede generar reacciones contradictorias: de la risa al llanto, de la pena a la furia; puede incluso justificar asesinatos absurdos con floreros, sartenes y cuchillos de manteca. Los casos de SPB surgen, generalmente, en hijos únicos mayores de 26 y menores de 30. Pacientes que viven con madres preocupadas, de las que llaman 4 o 5 veces al día, hombres suavemente tratados, poco acostumbrados al riesgo de la vida diaria con un terror enorme a situaciones altamente sexuales. El SPB o susto post beso es una condición que genera altas contradicciones en las personas que la padecen. "¡Por Dios!" es una muletilla usual para detectar la afección. Primero, se acercan diciendo cosas bonitas, extienden los brazos para jugar con tus cabellos, piden salir, piden pasear, piden tiempo, piden exclusividad y luego de recibir el beso que tanto piden, se alejan. Podemos catalogar como estúpido su accionar irreverente, porque basta con una sesion de besos para alejarse. Ojo, hablan demasiado: una verborrea de deseos falaces que logran confundir hasta a los mercachifles más experimentados del mercado central. "Bla bla bla ", comenta la Dra. M.Cecilia Dexosa Nepe 500mg, especialista en lenguaje subnormal y conductas destructivas, que invita a reflexionar sobre el estado mental de estos pacíficos seres, prestos a los abrazos y el contacto físico, siempre y cuando la interacción con otros no sea sexual, por el delicado estado morfológico de redondes inglinal que impide el alargamiento y buen uso fálico. Se han detectado casos extremos de aritmia al bailar y declamación excesiva de poesía. No son peligrosos, disfrútelos, como siempre aconsejo, del tiempo que duren a su lado y rechácelos cuando decidan retomar sus actividades linguales; ellos siempre vuelven, así que póngase gozadora al dar un rotundo no. Explíquele la teoría del generar amor y destruir el amor, enfrentando a Cassanova con Don Juan, y medíquelo con tres cucharas de deseo antes de mandarlo a casa.